Jr. Arequipa 345 "5to Piso" - Puno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enfoques de Trabajo

Enfoque en Derechos Humanos.

Se centra en la apuesta por el respeto y la protección de los derechos fundamentales de las personas de la región de Puno, en específico aquellos que son parte de comunidades campesinas, porque son pueblos invisibilizados que han sufrido injusticias históricas como la discriminación, exclusión, racismo, el despojo de su territorio y recursos naturales, que en la actualidad persisten en diversas formas.

Enfoque en Medio Ambiente.

Buscamos la promoción, protección y defensa del medio ambiente y la diversidad ecológica existente en la región Puno, esencialmente en la protección del agua como derecho fundamental y la adecuada gestión de este recurso, frente a la alarmante contaminación por actividad minera irresponsable, pasivos ambientales de actividades extractivas, aguas servidas, residuos sólidos, así como calentamiento global, cambio climático y desertificación.

Enfoque de Género.

Trabajamos prioritariamente en el desarrollo de capacidades de las mujeres campesinas, para que estén empoderadas en el ejercicio pleno de sus derechos. Así mismo fortalecemos a las organizaciones de mujeres para la generación de políticas públicas en su favor, particularmente de las comunidades aymaras y quechuas.

Enfoque de Democracia y Participación Ciudadana.

Desarrollamos acciones en el marco de la democracia, fomentando la participación de las personas y comunidades en espacios de decisión como son los gobiernos locales, regionales, sectoriales y nacionales para colocar en la agenda sus principales demandas (derecho a la consulta, derecho al agua, ordenamiento territorial, remediación de pasivos ambientales mineros y otros vinculados al acceso a sus derechos), garantizando de esta forma su participación activa en el desarrollo sostenible de su comunidad y/o localidad.

Enfoque de Interculturalidad.

Respetamos y hacemos práctica de los valores ancestrales y culturales de nuestros pueblos (aymaras y quechuas), propiciando además espacios de diálogo intercultural permanente entre nuestras poblaciones, para la defensa y ejercicio de su identidad y sus derechos, respetando sus diferencias culturales, y para que el Estado los reconozca como tales.