Pobladores afectados por la contaminación del río Coata, fueron reprimidos en su primer día de protesta

Pobladores afectados por la contaminación del río Coata, fueron reprimidos en su primer día de protesta

En defensa de la vida y salud, los pobladores de la cuenca del río Coata iniciaron la huelga indefinida

En respuesta a la inacción de las autoridades nacionales, regionales y locales para resolver los problemas ambientales que afectan la salud de los pobladores y ecosistema de la cuenca del río Coata, se dio inicio al paro indefinido convocado por los dirigentes y autoridades de los distritos de Coata, Huata, Capachica, Caracoto y Juliaca desde el día lunes, 9 de noviembre-2020.

 

El Primer día de protesta

Se desarrolló en la ciudad de Juliaca, iniciando su recorrido desde el frontis de la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez, marchando por toda la avenida Mártires el 4 de Noviembre con dirección a la plaza de armas de la ciudad de Juliaca.

En las inmediaciones de la comisaría Santa Rosa, se ocasionaron violentas reprimendas con bombas lacrimógenas por parte de los efectivos de la Policía Nacional del Perú que desencadenaron la intervención de los dirigentes que encabezaban la lucha.

 

Detenciones

Así, en medio de hostigamientos y empujones, Felix Suasaca Suasaca, presidente del Frente de Defensa contra la Contaminación del Río Coata y el Lago Titicaca; y Claudio García Choqueluque, dirigente del sector Chilla de la provincia de San Román, fueron reducidos y detenidos para ser llevados al interior de la comisaría del lugar.

 “¿Hasta cuándo vamos a sufrir esta desatención?Estamos dirigiéndonos a que nos escuchen las autoridades, a que nos escuche el alcalde provincial de Juliaca. No estamos pidiendo otra cosa más que remedien nuestra salud, recursos naturales y el subsuelo que están siendo contaminados” fueron las expresiones de los pobladores que participan de la medida de lucha.

“Estábamos protestando de forma pacífica en respeto a la vida y la salud, sin embargo, hemos sido detenidos a golpes y arrastrados hasta la comisaria; no nos rendiremos, seguiremos adelante porque esta lucha es justa” expresó Félix Suasaca, al momento de ser liberado.

Por su parte, el representante Juliaqueño Claudio García lamentó el actuar policial: “varios hermanos y hermanas de diferentes sectores se suman a esta medida de protesta, lamentablemente la policía nos viene amedrentando y también el Ministerio Público a través de las denuncias; hemos salido a las calles porque las autoridades no escuchan al pueblo”, manifestó.

Finalmente, la marcha continuó hasta la plaza de armas de Juliaca con el propósito de buscar un diálogo con las autoridades de la ciudad sin éxito, pese a esperar por largo tiempo la respuesta de los representantes locales.

 

Segundo día de protesta

Continuando con la medida de protesta, los pobladores afectados por la contaminación de la cuenca del río Coata se trasladaron hasta la ciudad de Puno para entablar reunión con la autoridad regional.

El recorrido empezó de Alto Puno, pasando por la avenida La Torre, Jr. Lima con dirección a la plaza de armas, sin embargo, una fuerte contingencia policial el ingreso a la plaza de armas de la ciudad de Puno, argumentando que no esta permitido por la cuestión del Estado de Emergencia Sanitaria.

Ante la restricción del uso del espacio público, los pobladores tuvieron que estar parados y aglomerados en el espacio pequeño del Jr Lima.

Al lugar acudió el consultor del gobierno regional de Puno, Juan Monzón; quien invitó a los dirigentes de los distritos de Coata, Huata, Capachica, Caracoto y Juliaca para dialogar con el gobernador Agustín Luque Chaiña, convocatoria que se frustró por la ausencia de la autoridad regional. Esta actitud una ves más es una muestra de desinterés en atender la demanda de los pobladores en protesta.

 

EXHORTACIÓN

Entre tanto, la Defensoría del Pueblo hizo un llamado urgente para retomar el diálogo ante las manifestaciones para resolver pacíficamente la problemática de la contaminación en dichas localidades y así garantizar el normal desarrollo de las actividades en la zona.

Así mismo, recomendó al Gobierno Regional la implementación de un plan de acción integral de salud para la atención de personas contaminadas con metales pesados en los distritos de Huata, Coata, Capachica, Caracoto y Juliaca, sin perjuicio de entender que la respuesta estatal debe comprometer acciones desde los tres niveles de gobierno.

Ello en relación a los resultados emitidos por el Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud (Censopas) en base a las muestras remitidas por la Dirección Regional de Salud de Puno para determinación de arsénico y mercurio.

No obstante, ninguna de las exhortaciones ha tenido efecto. Así lo demuestran las reiteradas reuniones frustradas debido al desaire de los principales agentes gubernamentales involucrados, así como la falta de garantía del resguardo responsable por parte de las autoridades del orden y las acciones intimidatorias por parte del Ministerio Público y la Procuraduría del Ministerio de Interior.