Jr. Arequipa 345 "5to Piso" - Puno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Empresa minera explota oro donde eran bofedales y pastizales a pesar de Acción de Amparo

 

S. F. ha revelado el horrendo panorama dejado por la minería ilegal e informal, que dé a pocos ha matado la vida que existía en las zonas de Pampa Blanca y la Comunidad Campesina de Ananea.

Lo que otrora fueron sábanas verdes de ichu, bofedales y diversas lagunas, donde convivían guayatas, alpacas y abundante fauna, se han tornado en un revoltijo de relaves con formas de cráteres y cuan intrusos, un movimiento agitador de maquinaria pesada, chutes y motobombas por doquier. En esas zonas parece no existir Autoridad Nacional del Agua (ANA), porque el poco recurso que queda. utilizado en la actividad extractiva, e incluso los pastizales se secan debido al uso indiscriminado de los escasos bofedales.

Hoy nos topamos con un drama que suma todos los atentados. Una familia de la Comunidad Campesina de Ananea, ha sido acosada y expulsada por la minería informal, que incluso se zurró sobre una acción de amparo que debió paralizar la actividad.

Este raso aconteció en el sector Suichata, donde don Juan Alata Calizaya pastaba sus alpacas hace más de seis décadas. En el lugar solo queda una rústica casa de adobe, abandonada, con algunas covachas destecha-das. Al costado, se yergue imponente, el campamento de la Cooperativa Minera Nueva Teresita

El comunero dejó de existir a inicios del 2015. La con-tienda legal que mantuvo desde hacía años con esa minera, lo desgastó y lo llevó a mejor vida.

Hoy, su hija Lucrecia Alata Cajchalla, irradia su impotencia, porque tras haber sido prácticamente desalo-jada por la siniestra actividad, dice estar convencida de que el poder del oro se impone al de la justicia, también del propio Poder.

Nos cuenta que el patriarca "Juan Alata; inició una demanda en el Juzgado Mixto de Manea que fue elevada al despacho de Puno, logrando que el juez Peter Manzaneda Cabala admita una Acción de Amparo contra la Cooperativa Nueva Teresita, el 7 de diciembre de 2012, pero la resolución no tuvo tanto peso como para paralizar la supuesta invasión. El caso se ventila en expediente 01651-2012-0-2101-JM- C1-01.

"Esa fecha, como presidente de Nueva Teresita estaba Juan Mamani, no le interesó, hizo caso omiso. Después, cuando era presidente Hernán Chambi, iniciaron las operaciones. Los animales que teníamos, las alpacas, comenzaron a morir por la contaminación del agua, posiblemente porque usaban mercurio y otros venenos", sostiene.

La mujer explica que a la par del litigio, eran objeto de amenazas y ataques físicos. "Éramos nosotros contra el poder, nos atacaban, salíamos de la casa y se presentaban extraños robos. Tu-vimos que abandonar este lugar, llevamos nuestras alpacas a un terreno alquilado en Lambda, que queda en Putina", añade.

Señala que la empresa minera alega que esas tierras las vendió una persona, que, presentando supuestas escrituras públicas antiguas, se hizo pasar como dueño de Pampa Blanca, incluidas las 140 hectáreas en el sector de Suichata, propiedad que seda de Juan Alata.

"El terreno está en juicio ¿acaso han hecho caso a la acción de amparo? Mientras no se pronuncie el Poder Judicial, no debieron explotar, han contaminado todo, en

vez de mis alpacas hay maquinaria, no me imagino cómo dejarán, lleno de relaves y huecos, nos devolverán cuando ya no valga nada ni sirva para nada" enfatiza

Diálogos rotos

Doña Lucrecia nos cuenta que, al margen del proceso judicial, intentó dialogar con los representantes de la minera, pero no fueron efectivos. “En mayo de 2014 hubo un diálogo entre la DREM, la comunidad de Ananea y Nueva teresita, dijeron que no iban a trabajar, tampoco acataron. Después en setiembre de 2016, nos citamos a otro diálogo, pero no se presentaron, nos hacen la burla. Ahora vamos a demandar a la DREM porque permiten que sigan explotando, a la ANA porque se hacen de la vista gorda, ya ni sé qué pensar los acuerdos que habrán tenido”, concluye la comunera.

Nos contactamos con el extitular de la Dirección Refional de Energía y Minas (DREM) de Puno, Miguel Rodríguez, quien admitió el litigio entre la cooperativa y la señora, pero indicó que ello es por el terreno superficial, y que efectivamente, la minera se incluyó al proceso de formalización minera en el año 2012, y que presentó la documentación requerida por ley. “Nosotros podríamos frenar la actividad, además cuando se hizo ¿acaso quién hace caso allá? Tengo entendido que esa cooperativa presentó la compra venta de 1900 hectáreas de un tal Hermanegildo, en tanto cumplan con lo que pida el Reinfo, no se puede hacer nada”, sostuvo vía celular.

El Vigilante

A unos metros del lugar, encontramos a don Timoteo Mamani Ramírez, un anda-no de unos 80 años, tendido en la tierra. Vestía un mameluco azul oscuro desgastado, su casco minero y una chalina.

Según los lugareños, el longevo vigila que nadie invada sus tierras en ese sector, ya que -comentan-, en varias ocasiones vinieron a invadir su territorio para explotar el oro que se oculta en la superficie.

Con sus ojos legañosos y los tímpanos maltratados, solo nos dice, "¡No me sacan ni muerto!". Nos retiramos, porque nos considera que somos empresarios mineros. El varón es lúcido y lo deja en claro.

El abogado Juan Argandoña nos indica que su vehemencia ha traído la presencia de la Fiscalía que evitó algunas usurpaciones.

En la DREM presentan otros planos

S. F. tuvo acceso a cierta documentación presentada por la Cooperativa Minera Nueva Teresita, ante la DREM Puno, para sustentar la autorización de uso del terreno superficial como indica la norma, aparece un plano donde el propietario no es Lucrecia Mamani, sino otros dos. En dicho plano geofísico contemplan que el código asignado es 0101 63006 y está dividido en dos mitades; un parte adscrito a Hermenegildo Mamani la otra a la comunidad Cajonhuyo.

"Ese Hermenegildo Mamani ha hecho prevalecer documentos irreales, la Reforma Agraria dio esas tierras a la Comunidad de Ananea, que está inscrito en Registros Públicos desde 1977. Además, sus padres de Hermenegildo Mamani vendieron sus tierras a Natomas Company of Perú", explicó Lucrecia.