Jr. Arequipa 345 "5to Piso" - Puno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Análisis social del caso “Aymarazo”: desde la mirada del trabajador social

 

Artículo de Opinión

Por:  Maritza Quenta Quispe

Puno, mayo del 2018

Foto: DHUMA "Mujeres aimaras de la zona sur de Puno apoyando a sus líderes procesados en la Corte Superior de Puno"

I. INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo se analiza el caso “Aymarazo” desde la mirada del Trabajador Social, se analiza a partir del contexto en que se desarrolló el denominado “Aymarazo”, que estos últimos días está llenando la página de muchos diarios y medios de comunicación, a partir del análisis de la familia como protectora de derechos fundamentales  a vivir en un medio ambiente sano y si se vulnera otros derechos fundamentales y como consecuencia se dio el caso “Aymarazo”, caso ocurrido en la ciudad de Puno, a través de la revisión de diferentes informes y Jurisprudencia, sentencia y otros documentos, llegándose así a la conclusión de que existe vulneración del derecho fundamental que tiene toda persona a gozar de un medio ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida.

Uno de los aspectos más importantes para la vida de los aymaras está en relación a su saber andino como conocimiento que está en relación a sus valores y creencias ancestrales: por cuanto, para ellos los cerros “Apus” se constituyen como los guardianes tutelares de custodia de su vida y su cosmovisión andina; es decir de su cultura. Además, que consideran que la tierra y las especies de flora y fauna tienen vida propia, de ahí su relación magnifica con la “Pachamama” que le da sus frutos no sólo para su subsistencia en relación a sus necesidades básicas de alimentación sino algo más místico y espiritual.

Se analizará sobre; conciencia y papel de la mujer en el “Aymarazo”, en donde le permita desarrollarse en los distintos ámbitos, en donde ya no sea una más, sino “parte de”.

PALABRAS CLAVES:

Aymarazo, derechos, familia, cosmovisión, participación de la mujer.

 

II. CONTENIDO

RECUENTO HISTÓRICO

En el Perú estos conflictos socio-ambientales se dieron durante las llamadas reformas estructurales que se dieron durante la década de los noventas en el Perú, a partir de ello una serie de cambios en los marcos institucionales y normativos abrió las puertas a la inversión privada y a la instauración de la lógica de mercado como la principal asignadora de los recursos. El estado de haber tenido un rol protagónico en la economía y el ordenamiento de lo social, pasó a un rol básicamente regulador. En efecto, la economía inició un crecimiento sostenido basado en ciertos sectores, sobre todo extractivos y en particular alrededor de la explotación minera e hidrocarburífica. A par de esta fase expansiva de la economía, se abrió también un escenario nuevo con la particularidad y persistente presencia de los denominados conflictos socioambientales.

Pero antes de desarrollar el artículo, es necesario precisar que el estado peruano a través del Decreto Supremo N° 083-2007-EM, declara de interés público la inversión privada en la actividad minera y otorga concesión minera “Santa Ana” que se encuentra dentro de los 50 km de la frontera con Bolivia a favor de la empresa Bear Creek Mining Company Sucursal en Perú, en los distritos de Huacullani, Kelluyo y Pizacoma pertenecientes a la provincia de Chucuito - Juli.

CONTEXTO

Según el diario La República, durante los últimos años las concesiones mineras en Puno han aumentado de manera importante, y se ha convertido en la segunda región, después de Arequipa con más concesiones.

En los últimos días, uno de los temas que ha llenado las páginas de muchos diarios y medios de comunicación puneños, ha sido la sentencia dictada en el proceso penal del caso “Aymarazo”.

Es así que el 9 de mayo del 2011 las comunidades aymaras de Puno emprenden su lucha en defensa de sus recursos naturales, para ellos considerado como fuente de vida y producción.

En este contexto se emitió la sentencia que condenó a Walter Aduviri (en su calidad de dirigente) como autor inmediato de lo ocurrido en aquel momento. Esto constituye una afectación y enfrenta a los derechos de los pueblos indígenas, quienes solo buscaron por medio de las protestas defender los derechos que la constitución política del Estado Peruano les había reconocido en el ejercicio de sus derechos.

ANÁLISIS SOCIAL

Las comunidades campesinas, y por ende el poblador aymara, está íntimamente vinculado a la defensa de su territorio y los recursos naturales considerándolo como fuentes vitales de sobrevivencia y producción, y en caso esto se encuentre en riesgo o amenaza harán lo necesario por asumir actos de defensa, organizándose para evitar tal acontecimiento. Están tan arraigados a su cosmovisión y su forma de vida que si tratamos de modificar esto, se estaría afectando los derechos de los pueblos indígenas y todo lo avanzado tendría un retroceso irreparable.

Las consecuencias a nivel social se dieron desde un lado racista, despectivo y discriminatorio, tildando a todos los aymaras como revoltosos, matones, agresivos e irrespetuosos, generando así tipificaciones despectivas perjudicando su integridad.

Además, la familia sufrió daños y consecuencias irreparables afectando su composición y organización como tal, se generó descomposición y quiebre en su organización dentro de ella.  Entendiéndose que la familia es la primera institución con la que entra en contacto todo ser humano, pues aún antes del nacimiento vive en primera persona el efecto de la relación materno-filial. De tal forma que, desde el inicio de la existencia humana, las funciones prodigadas por la familia respecto de sus miembros son insustituibles y fundamentales.

Dichas funciones no sólo cubren los aspectos materiales (alimentación, vivienda, medicamentos, entre otros) de las necesidades de sus miembros, sino también los aspectos espirituales (educación, solidaridad, afecto, seguridad, comunicación, atención, seguridad, socialización, etc.). Es sobre todo en relación a estos últimos, que la familia se convierte más que en un conglomerado de personas con funciones meramente asistenciales, en una comunidad de amor y de vida en la que cada uno de sus miembros se siente acogido, respaldado y seguro.

En ese sentido, el ambiente familiar proporciona al ser humano los bienes necesarios para desarrollarse adecuadamente y previene o corrige las situaciones que puedan afectar dicho desarrollo. De esta manera, son los padres quienes ostentan la responsabilidad primordial de la crianza, orientación y protección de los niños y niñas, quienes para desarrollarse integralmente necesitan del entorno familiar y del ambiente de felicidad, amor y comprensión que se vive dentro de él; siendo, en consecuencia, los primeros obligados en resguardar el respeto y primacía del interés superior del niño y niña en las situaciones que lo involucran.

En el caso “Aymarazo” las familias sufrieron atropellos que entorpecieron su rol de padres, en muchos de los casos los padres salieron de sus viviendas dejando a su familia en desamparo y velando por la defensa de sus recursos naturales, también hubo hechos de separación y divorcios que desintegraron la familia.

También se generó daños a nivel psicológico afectando o alterando su convivencia en la familia y comunidad limitando la participación en estos espacios en la cual la familia debe participar como institución intermedia entre el individuo y la sociedad, es la comunidad que, a través de la solidaridad como forma de vida, protege y educa a sus miembros para su proyección en la vida social. Y ésta conjunción de funciones es una labor que sólo puede ser cumplida naturalmente por ella y que no puede ser sustituida sin que lleve consigo una afectación para sus miembros.

Se ha denominado como: “Aymarazo” este hecho social, en alusión y la relación en analogía como movimiento social (que por cierto tiene matices diferentes) de lucha de reivindicación social del “Baguazo” de nuestros hermanos de la región del oriente peruano. El conflicto social generado por nuestros paisanos aymaras del sur de nuestra región Puno tiene una explicación percibida desde motivaciones culturales, económicas, ecológicas y sociales hasta políticas; que, por cierto, ha traído consecuencias en las mismas dimensiones.

Tal como lo describe BIGIO, I. (2002), los aymaras han mantenido una serie de instituciones comunitarias y ritos religiosos propios. Posiblemente son el pueblo andino que más haya mantenido los cultos cósmicos, como a los cerros “apus”, al sol “inti” y la madre tierra “pachamama”. Tienen su propio calendario andino cada fecha ellos lo celebran, por ejemplo, el 21 de junio celebran el inicio de su año.

Uno de los aspectos más importantes para la vida de los aymaras está en relación a su saber andino como conocimiento que está en relación a sus valores y creencias ancestrales: por cuanto, para ellos los cerros “Apus” se constituyen como los guardianes tutelares de custodia de su vida y su cosmovisión andina; es decir de su cultura. Además, que consideran que la tierra y las especies de flora y fauna tienen vida propia, de ahí su relación profunda con la “Pachamama” que le da sus frutos no sólo para su subsistencia en relación a sus necesidades básicas de alimentación sino algo más místico y espiritual.

Este movimiento social terminó en radicalizar sus medidas y estrategias de lucha al enterarse que su Dios tutelar, estaba incluido dentro de los lotes de concesión para la exploración y explotación minera que afecta incluso al país de Bolivia. Este lugar que se constituye “sagrado” dentro de su cultura no sólo resulta ser un Dios tutelar, sino les provee a varias comunidades campesinas y centros poblados de varios distritos de la región sur del líquido elemental agua tanto para su consumo como para sus actividades agropecuarias, además esto afecta al vecino país de Bolivia, porque en Huacullani se encuentra varias cabeceras de agua que desembocan en la zona fronteriza.  Esencialmente ésta es la causa que dio origen al movimiento social de los aymaras que terminó con consecuencias negativas de dimensiones económicas, sociales y políticas que todos sabemos.

PARTICIPACIÓN DE LA MUJER EN EL CASO “AYMARAZO”

En la actualidad se habla bastante sobre toma de decisiones y participación de la mujer en espacios políticos, económicos, ambientales, sociales, culturales, entre otras. Así es capaz de emprender nuevos retos que la lleven a ejercer sus derechos y velar porque estos sean respetados y valorados en el conjunto social. A través de la participación de la mujer, se promueve una cultura equitativa e incluyente para fortalecer los distintos espacios existentes y contribuir a mejorar las condiciones de vida y satisfacción de necesidades de los grupos más excluidos, trabajando en conjunto para legitimar la participación activa y viva de la mujer poniendo en práctica su papel en los procesos de desarrollo.

Específicamente en el caso “aymarazo” muchas mujeres indígenas encabezaron a sus comunidades en la lucha por la defensa de sus territorios y sus recursos naturales, oponiéndose a los proyectos de extracción no reglamentados y a los acaparamientos de tierras realizados en nombre del “desarrollo”. Bajo el ejercicio de sus derechos.

A partir del 2011 hubieron más de 100 personas en investigación, pero solo 19 fueron procesados por el caso aymarazo y 2 de ellos fueron mujeres ex autoridades comunales que en ese momento se encontraban sirviendo a su comunidad. Ellas son: Francisca Sarmiento Choque de la Comunidad de Cumi y Gregoria Calisaya Pineda de la Comunidad de Santa Cruz de Ariguas del sector Huanuni, ambas del distrito de Desaguadero – Puno.

En la actualidad (2018), a pesar que las mujeres aymaras han sido absueltos (libres) del proceso judicial luego de 7 años de litigio en el juzgado de la capital de la región, a lo largo de estos años se demostró su inocencia de las que acusaba el Estado peruano, pero aún quedan las secuelas que han dañado sus vidas en lo económico, psicológico, salud, estigma social, daño a la organización comunal, quebrantamiento en la cosmovisión Andina y la identidad de la cultura Aymara. Estos daños deben ser reparados por parte del Estado peruano.

Sin embargo, la pregunta que se hace es ¿las mujeres realmente participan en estas protestas por la defensa de sus recursos naturales o son manipuladas para cumplir actividades domésticas? La pregunta la hago porque escuche a muchas personas decir; “las mujeres solo van a cumplir labores domésticas”

En este caso me atrevo a decir que las mujeres si tuvieron un rol protagónico y participativo en la defensa de sus recursos naturales, porque en las movilizaciones y paros que se realizó, se observa bastante participación de ellas, tomando la iniciativa, desplazándose a los lugares que sea necesario para defender sus recursos naturales y explicando la razón de su protesta, en esta línea y viendo videos de medios de comunicación local y nacional se puede ver que muchas mujeres pernoctaron en las calles para ser escuchados, un ejemplo de ello fue cuando viajaron a la capital de Lima sin ni siquiera haberlo planificado, solo con el claro objetivo de ser escuchados. Ellas firmes en la defensa de sus recursos y cosmovisión.

A partir de ello se debe hacer un llamado a la reflexión en donde las mujeres adquieran confianza en ellas mismas para promover su participación en el ámbito político y por lo tanto buscar su desarrollo personal y realización como “mujer” que tome decisiones, que se involucre en los distintos procesos y que sea partícipe de su propio desarrollo, dejando atrás los paradigmas que la envuelven en un contexto donde se le clasifica como grupo vulnerable y desprotegido.

La mujer puede asumir un papel que le permita desarrollarse en los distintos ámbitos, en donde ya no sea una más, sino “parte de”, en donde la mujer tenga la oportunidad de mejorar sus condiciones económicas, en donde tenga acceso a un trabajo digno y a capacitarse, que se compartan responsabilidades familiares, que las mujeres adquieran conciencia y que eleven sus niveles de autoestima y seguridad en sí mismas. Esto solo se logra a través de su participación real, protagónica e incidencia en espacios de toma de decisiones políticas.

Por lo tanto, es imperativo impulsar acciones que promuevan la participación protagónica de las mujeres a nivel social y político. Para eso las mujeres deben ser capaces de expresar sus necesidades y defender sus intereses en el ámbito privado y ampliarse al público. Los proyectos de desarrollo deben contribuir y estimular la autonomía de las mujeres promoviendo el desarrollo de capacidades que les permitan ejercer sus derechos como ciudadanas y sujetas políticas de cambio. Asimismo, producir el empoderamiento de las mujeres que permita su involucramiento en los procesos de participación social y el ejercicio de derechos y ciudadanía.

Es importante dar el primer paso para la participación de las mujeres, motivándolas a involucrarse en los distintos procesos económicos, sociales, culturales y políticos de la sociedad, que permitan la igualdad, generando el involucramiento de las mujeres en el campo de la política, dando a conocer la temática y abriendo espacios de formación, diálogo, debate, concertación y participación, ejerciendo los derechos como ciudadanas.

 

III. CONCLUSIONES

  • Las comunidades campesinas, y por ende el poblador aymara, está íntimamente vinculado a la defensa de su territorio y los recursos naturales considerándolo como fuentes vitales de sobrevivencia y producción, para ellos “suma jakaña”.
  • El caso “Aymarazo” tuvo una fuerte carga discriminatoria y despectiva, tildándolos de vándalos, asesinos, revoltosos e irrespetuosos.
  • En este caso la familia sufrió daños y consecuencias irreparables que afectaron y/o quebrantaron su composición y organización como tal, dentro de ella.
  • Uno de los aspectos más importantes para la vida de los aymaras es “suma jakaña” la cual está en relación a su saber andino como conocimiento que está en relación a sus valores y creencias ancestrales: por cuanto, para ellos los cerros “Apus” se constituyen como los guardianes tutelares de custodia de su vida y su cosmovisión andina; es decir de su cultura.
  • Se debe generar conciencia y papel de las mujeres en el caso “Aymarazo”, que le permita desarrollarse en los distintos ámbitos, en donde ya no sea una más, sino “parte de”, en donde la mujer tenga la oportunidad de mejorar sus condiciones económicas, en donde tenga acceso a un trabajo digno y a capacitarse, que se compartan responsabilidades familiares, que las mujeres adquieran conciencia y que eleven sus niveles de autoestima y seguridad en sí mismas.

 

IV. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • Derechos Humanos y Medio Ambiente, (22 de mayo de 2018). Conflicto socioambiental Aymara. Puno – Perú [Archivo de video]. Extraído el 14 de mayo del 2018 de: https://youtu.be/eZ9pUHf4480
  • Derechos Humanos y Medio Ambiente, (22 de mayo de 2018). La verdad de las mujeres indígenas procesadas del caso aymarazo. Puno – Perú [Archivo de video]. Extraído el 14 de mayo del 2018 de https://youtu.be/DL8SFq4qWdk